Pasteles de Belém.

Posiblemente los dulces más conocidos de esta ciudad lusa, e incluso me atrevería a decir de todo Portugal, son los pasteles de nata, más conocidos como, pastéis de Belem. Estos deliciosos pasteles tienen su historia: Se cree que la receta, un secreto hasta ahora sin desvelar, tiene varios siglos (riete tú de la de la coca cola) y fue creación de las monjas del monasterio de los Jerónimos. Estos pasteles de nata se comenzaron a comercializar siguiendo la fórmula del convento en una pequeña tienda del barrio de Belem en 1837, de donde han adoptado el sobrenombre de pastéis de Belem. Hoy en día sólo 3 personas conocen la receta auténtica que se sigue elaborando en Casa de los Pastéis de Belem, en donde diariamente se elaboran entre 20.000 y 50.000 unidades de estos deliciosos pasteles.

ingredientes para 12 – 14 pasteles
  • 2 láminas de hojaldre
  • 500 ml de nata para cocinar
  • 200 g de azúcar blanco
  • 8 yemas de huevo M
  • 2 cucharadas soperas de maicena
  • Corteza de 1/2  limón
  • Mantequilla para untar los moldes


preparación
Untamos los moldes con mantequilla. Yo usé unos de magdalenas.
Cortamos con un vaso círculos de hojaldre y los colocamos en los moldes (ver fotos abajo). Reservamos en la nevera.
Batimos las yemas con el azúcar hasta que se integren los dos ingredientes. Añadimos la maicena y la nata y revolvemos bien todo.
Echamos la crema en un cazo con la corteza del limón y revolvemos bien hasta que empiece a hervir. Retiramos y dejamos templar.
Rellenamos cada hojaldre con crema, aproximadamente 3/4 partes.
Con el horno precalentado a temperatura 250º C o a lo máximo que de vuestro horno, horneamos unos 15 minutos o hasta que estén dorados.

cats
trucos

  1. Se suelen servir espolvoreados con azúcar glass y/o canela en polvo. Al gusto.
  2. La crema tiene que quedar líquida, retiradla una vez que comience a hervir.
  3. Si os salen grumos en la crema, la podéis batir con un robot o batidora.
  4. No dejéis de revolver o la crema se puede pegar al cazo.
  5. Cuanto más frío esté el hojaldre, mejor se conservará la forma, por lo que recordad dejarlo enfríar en la nevera. Si no tenéis tiempo, 10 minutos al congelador.
  6. Verter la crema templada o fría para que no se deshaga el hojaldre.
  7. Los pasteis de Belem están más doraditos, yo creo que los saqué del horno demasiado pronto… pero el sabor estaba como el de Casa de Pásteis de Belem, o casi!!
ESTA RECETA Y SUS FOTOGRAFIAS SON SOLO A TITULO INFORMATIVO Y TIENEN LA OBLIGACION DE CONSULTARLO COMENTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.