Cómo hacer almíbar casero

Un almíbar es un jarabe obtenido a partir de la disolución de azúcar en un medio líquido.....
Un almíbar es un jarabe obtenido a partir de la disolución de azúcar en un medio líquido, que normalmente suele ser agua, aunque también se utilizan otros líquidos, como puede ser vino tinto. Es una preparación básica en repostería que sirve como base para la elaboración de muchos dulces. En la receta de hoy, os vamos a enseñar cómo elaborar un almíbar flojo (de baja densidad) que resulta ideal para remojar bizcochos o preparar macedonias de frutas. Variando la cantidad de azúcar, y la temperatura y tiempo de cocción, se obtienen distintos tipos de almíbar casero con consistencia y color bien diferenciados.

Para preparar un almíbar necesitamos azúcar blanco refinado, ya sea granulado o en terrones. Se mezclan el agua y el azúcar en un cazo de fondo grueso, ya que así se favorece una buena distribución del calor y una correcta cocción de la mezcla.

Iniciamos el proceso calentando suavemente, para que el azúcar se vaya disolviendo en el agua. Cuando el azúcar se ha disuelto, se puede subir el fuego para cocinar la mezcla hasta que se obtenga la consistencia deseada. En el caso de la receta de hoy, con 1 minuto a un hervor moderado será más que suficiente para lograr un almíbar flojo ideal para preparar frutas en almíbar. Durante el cocinado no debemos remover la preparación. Si vamos a preparar un almíbar de mayor densidad es recomendable pasar un pincel humedecido por la zona del cazo en contacto con el almíbar, de este modo se evita la cristalización del azúcar. Este proceso se debe repetir a lo largo de todo el proceso, en el caso del almíbar que os proponemos hoy este paso no es necesario.

Para comprobar la consistencia que va adquiriendo el almíbar, podemos hacer uso de un termómetro especial para estos menesteres (pasajarabes), o, como se ha hecho toda la vida, podemos humedecernos las yemas de los dedos y, tras dejar que un poco de almíbar se atempere, comprobamos su textura palpándolo con las yemas de los dedos.

En Cocina Casera hemos usado distintos tipos de almíbar para la elaboración de platos como nuestras peras al vino o nuestro baklava de pistachos.


Ingredientes [Para 400 gramos]:
  • Agua - 200 gramos
  • Azúcar - 200 gramos

Elaboración de la Receta
Ponemos en un cazo el azúcar y el agua.
Comenzamos calentando a fuego suave para que el azúcar se vaya disolviendo. Calentamos hasta que alcance el punto de ebullición.
Cuando rompa a hervir, bajamos el fuego hasta que el hervor sea moderado y mantenemos el cazo en el fuego durante 1 minuto. Es preferible no remover la mezcla.
Pasado el tiempo de cocción, apartamos del fuego y vertemos el almíbar en un recipiente donde dejamos que se enfríe. Podemos usarlo inmediatamente o refrigerarlo para usarlo más tarde.

Anotaciones y Consejos
Durante todo el proceso de elaboración llevaremos mucho cuidado con el almíbar, ya que el azúcar acumula mayor cantidad de calor que el agua, lo que, en caso de un descuido, puede ocasionarnos graves quemaduras.

Si queréis espesar más este almíbar, simplemente lo debéis mantener al fuego durante más tiempo para que se evapore mayor cantidad de agua.

Si preparáis un almíbar de mayor densidad que el que os hemos enseñado en esta receta, debéis saber que, nada más acabar la cocción, es importante poner a enfriar el cazo con el almíbar para que no siga espesando.

Origen de la receta.. http://www.cocina-casera.com/2015/05/como-hacer-almibar.html
ESTA RECETA Y SUS FOTOGRAFIAS SON SOLO A TITULO INFORMATIVO Y TIENEN LA OBLIGACION DE CONSULTARLO COMENTARLO Y VERLO EN SU WEB ORIGINAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario